loader image

7 datos divertidos sobre el Oktoberfest

¡Ha llegado el Oktoberfest! La fiesta tradicional más grande del mundo se está celebrando en Múnich, no muy lejos de la sede de Wooga. ¡Y también lo celebramos en Artemis Island con el último lote de decoración!

Cuando la gente dice «Oktoberfest», solemos pensar en comida, bebida y fiesta, ¡pero hay mucho más detrás de este festival alemán! Hemos querido echar un vistazo más de cerca a la tradición de Baviera que ha inspirado el encantador lote de decoración y también queríamos disfrutar de los detalles que han puesto nuestros artistas en cada obra.

 

1. En su origen, el Oktoberfest era una fiesta de bodas

El Oktoberfest empezó siendo una celebración de boda en 1810 cuando el príncipe Ludwig de Baviera se casó con la princesa Therese de Saxony-Hildburghausen. Los invitados lo celebraron bebiendo, festejando y con carreras de caballos. Y lo pasaron tan bien que decidieron volver a celebrarlo el año siguiente. ¡Y así nació esta tradición!

 

2. El Oktoberfest empieza en septiembre

Aunque el primer Oktoberfest se celebró un 12 de octubre, ahora las festividades empiezan en septiembre, que hace mejor tiempo. Normalmente, se celebra durante 16 días y el último día debe ser el primer domingo de octubre.

El Oktoberfest oficial se celebra en Múnich, Baviera, del 21 de septiembre al 6 de octubre y este año será la celebración número 186. Se espera que acudan más de siete millones de personas.

3. ¡Se beben más de 7,5 millones de litros de cerveza cada año!

Hoy en día, seguramente se asocie el Oktoberfest con tanques de cerveza enormes, pero originalmente no se podía comprar cerveza en el recinto. ¡Ahora las cosas son muy diferentes! Todos los años, se consumen 7,5 millones de litros de cerveza. Eso bastaría para llenar tres piscinas olímpicas.

La cerveza en el Oktoberfest se elabora especialmente para este evento y es muy fuerte (un 6 % de alcohol). Con toda esa bebida durante 16 días, es normal que alguno se pase de la raya bebiendo. ¡Si alguien pierde el conocimiento, se les llama «Bierleichen» o cadáveres de cerveza!

4. Ir vestido para la ocasión es imprescindible

Casi todo el que va al Oktoberfest en Múnich lleva algún traje tradicional. Normalmente, las mujeres llevan una blusa blanca bajo un vestido llamado dirndl y con un delantal atado en la cintura.

Los hombres suelen llevar camisas abrochadas (blancas o a cuadros) con pantalones de piel y tirantes, un sombrero alpino y calcetines largos.

En los siglos XVI y XVII, la gente corriente llevaba estos trajes (o «Tracht», como se llama en Alemania) todos los días. Dejaron de estar de moda en el siglo XIX, por lo que los bávaros más adinerados empezaron a resucitarlos por pura nostalgia.

5. Hay una gran variedad de comida deliciosa

Al igual que contamos con ropa y bebida tradicionales, también hay muchos platos típicos de la cocina bávara. En el Oktoberfest, hay alrededor de 140 puestos de comida y restaurantes. Lo más común es ver «Wiesn-Hendl» (pollo asado), pretzels y salchichas tradicionales, ¡así como un montón de postres increíbles!

6. La música y los bailes son parte de la diversión

En el Oktoberfest, lo más normal es que escuches música tradicional de las bandas alemanas con instrumentos de viento y acordeones. Los grandes cuernos que aparecen en el lote de decoración se llaman cuernos alpinos y se hacen con madera.

Todo el mundo canta y baila desde que amanece hasta la noche. Además de canciones populares, también podrás escuchar versiones de canciones pop americanas, entre las que puedes encontrar artistas como Neil Diamond o Bruce Springsteen.

7. No se puede hacer nada hasta que el alcalde grita «O’zapft is!»

El festival empieza con un saludo oficial con armas y con el alcalde gritando «O’zapft is!» (¡Grifo abierto!). Y después le da la primera jarra de cerveza al ministro presidente de Baviera.

Vivas donde vivas, seguro que hay un Oktoberfest cerca de ti. Nos encantaría que nos contarais en los comentarios cómo lo celebráis.

¡Salud! ¡Y divertíos con Pearl!

Dejar un comentario